Newsletter para emprendedores egoistas.

¡Bienvenido, egoísta!

Sí, he tenido las santas narices de llamarte egoísta en la primera frase de mi página bienvenida.

Anda, lo he vuelto a hacer. 😉

 

Pero no te preocupes, tengo la sensación de que tú y yo hablaremos pronto y podrás contestarme lo que te dé la gana.

 

Pero antes deja que te explique por qué creo que puedo llamarte egoísta sin que te enfades mucho conmigo.

 

Estoy totalmente convencido de que si estás aquí eres de los que te preocupas por ti y por la gente que te rodea.

Eso incluye tu familia, obviamente.

Tus amigos, posiblemente.

Tu negocio, si lo tienes, incluso puede que tu sector, o tu barrio.

Pues mira.

 

Eso de que te preocupes solo por lo realmente importante hoy día molesta a todos esos «arañaitos de la vida» (la frase es de una amiga de Sevilla, no es mía) que van diciendo por ahí que hay que regalar el valor y el tiempo para que te vean como un profesional.

 

Por eso piensan que eres egoísta.

Por cobrar por lo que haces.

Y cobrar bien (si no has llegado a ese punto lo que tengo que contarte te va a gustar bastante).

 

Y puede que según ellos lo seas.

 

Según yo lo veo eres inteligente.

 

Así que vamos a dejar que nos llamen egoístas a mucha honra.

Mientras nosotros somos muy inteligentes.

 

Fíjate, en esta web solo puedes hacer una cosa.

 

Suscribirte a mi newsletter.

Y tienes que tener claro que dentro de la newsletter voy a venderte mis servicios y el acceso a la única membresía donde he unido soporte y comunidad a un nivel que no hay por ninguna parte.

 

También te contaré cómo he llegado hasta donde estoy.

Solo una cosa más.

 

Lo que vas a recibir los primeros días es una estrategia de tres pasos que permitió facturar mis primeros 6000 euros y multiplicar X8 en cuatro años mi facturación.

Pero no fue fácil.

 

Tuve que contratar a vedaderos expertos que me enseñaron donde me estaba equivocando.

No la teoría.

La práctica.

Porque, aunque ahora mismo vendo formaciones y una membresía, los ingresos de mis servicios como copywriter son muy superiores a los de hace 3 años.

 

He invertido miles de euros, en formación, asesoramiento y he perdido mucho dinero por errores que ahora tengo identificados.

Por eso cuando te digo que lo que te voy a enseñar en los primeros emails está valorado en más de 500€ lo digo con total sinceridad.

 

Mira.

En 2019 facturé 0 €.

Pero como soy un egoísta y siempre pienso en mi familia y mi negocio busqué la forma de diseñar un sistema que me diera control sobre mi tiempo y lo que gano.

 

A base de investigar.

De invertir en formación.

De buscar asesoramiento.

Tras cuatro años puedo decir que ahora lo tengo.

He desarrollado tres estrategias basadas en Diversificar, Mejorar y Disgregar tus servicios y lo explico con ejemplos en los primeros emails que vas a recibir.

No, no tengo lead magnet.

Entras en mi newsletter y recibes esto:

 

  1. Cómo acabar con el síndrome del impostor cada vez que te visite haciendo un ejercicio que te llevará el mismo tiempo que leer el email de bienvenida.
  2. Por qué no debes subir precios sin antes hacer lo que te cuento en este segundo email. La mayoría sube precios sin hacerlo y se dan un batacazo. A mí me pasó.
  3. Donde metes los huevos es tan importante como cuantos metes. Ejemplos de cómo gestionar tu conocimiento para escalar tus beneficios en el email tres sin aprender ninguna nueva habilidad ni cambiar de servicios ni negocios. Y sin irte a Andorra.
  4. En el email 4 comparto contigo los consejos de una prostituta sobre mentalidad y de un tiburón financiero sobre liquidación. Y no hablo de hacer descuentos.
  5. El último email lleva un regalo que solo ofrezco a los lectores que leen este email y que nunca más ofrezco. Nunca.
    Nunca jamás.

Abrazako.

 

P.D.: En mis emails suele haber casi tantas ideas de negocio y estrategia en las posdatas como en los propios emails. Tenlo en cuenta antes de saltarte una. Te veo dentro.